domingo, 10 de agosto de 2008

Locura dominguera

Hoy el Metro (11 de la mañana) estaba lleno de locxs como nunca, qué bárbaro, che! He de reconocer que yo me he despertado con la percepción bien afilada no sé muy bien si por el tripi de anoche o porque me olvidé las gafas en la Bata de Boatiné y mis ojos han tenido que adaptarse rápido al nuevo enfoque... La verdad es que no importa, porque por una maldita vez yo estaba lúcida y cuerda, yo era la serena, la tranquila, la persona "sensata" y todas las personas que me rodeaban estaban majaretas.

Nada más entrar un señor mayor con el ABC entre sus manos se ha sentado a mi lado y ha empezado a repetir compulsivamente "basura, basura", primero bajito y luego prácticmente gritando. En un principio pensé que lo decía por mí. Ya se sabe: esta clase de señores no gustan de sentarse en el metro al lado de punkis que apestan a sudor y con los dedos de los pies negros. Pero cuando ya estaba a punto de decirle "basura es lo que tiene usted en la boca" de pronto ha modificado su frase y le ha añadido "con ruedas". Basura con ruedas. El cabrón se refería a batallón de guiris con maletas samsonite que entraban y salían incesantemente del vagón, jajajaja.

Luego una anciana ataviada con una bata rosa de andar por casa y unas pantuflas de cuadros ha hecho su entrada en escena. Parecía salida de la salita de un geriátrico (de hecho creo que esa era su más probable procedencia), con un chute de morfina recién puesto y con muchas ganas de hablar con todo el mundo, con la cara amplia, sonrosada de excitación, sonriente. No quería mirarla a los ojos para que no me fichara como conversante pero he escuchado atentamente la chapa que le soltaba a dos adolescentes que la miraban con una mezcla de respeto y miedo. Hablaba de guerrilleros y selvas y un amor apasionado y antiguo. Por su acento diría que era argentina pero no podría estar segura, balbuceaba un poco. Les ha preguntado los nombres a todas las personas que tenía a su alrededor y luego ha soltado "pues yo me llamo Revolución", ha agarrado su bolsa de deporte (aparentemente vacía) y se ha salido del tren.

Metafórico, no? jajajaja. Cuando he salido del metro y me ha dado el sol en la cara he tenido la impresión de haberlo soñado todo. La vieja y el señor, sus rostros, sus manos, la forma que tenían de soltar las palabras, eran más similares a una aparición que a una realidad fehaciente y palpable. Incluso el resto de las personas que viajaban en ese espacio parecían un simple atrezzo, complementos para hacer más creíble esa performance de mi neurosis, en el caso de que hubiera sido mi neurosis, cosa que dudo porque no es tan habilidosa y aún está en fase de expansión.

Lo dicho, surreal, fascinante, viva Chapata (de cuatro cereales) y la Revolución!!!!

6 comentarios:

Anonimíssima dijo...

Te adoro te adoro te adoro, yo quiero ir contigo en metro e invitarte a un cruasán y un carajillo!

Lubna Horizontal dijo...

Huy anonimissima, eso está hecho. Me puedes encontrar de lunes a viernes a las 05:25 de la madrugada en metro Marina (L1), creo que me alegraría el día que una desconocida me invitase a un croisant así para empezar bien el día, jejejeje

Un beso

Rosma dijo...

Yo que tú habría entablado conversa con Revolución...

anónima registrada dijo...

Eres una golfa. Me encantas. Te haces pública para que miles de anónimas te reconozcamos, te paguemos la bollería, te la pongamos en bandeja, para que comas un poco. Encontrarte en el metro, con la gente hacia al trabajo, totalmente idos, medio dormidos, con sus paranoias al desnudo, recién levantados, lo primero que ven, los primeros que ves. Yo también viajo en metro a esas horas. Me daría un subidón si te encuentro en un vagón del metro. Pero más subidón me daría si fueras tú la que me vieras, me reconocieras y me propusieras un desayuno continental, que no llegaríamos a ingerir por decidirnos finalmente por las ostras. Otra puta fantasía guarra. Como creo que voy a empezar a frecuentar estos lares, a partir de ahora me nombro la única anónima registrada, sólo me falta tu código de barras. ;) jajajaja.

Lubna Horizontal dijo...

Pues el código de barras creo que también puedes venir a encontrármelo, está en alguna parte de mi cuerpo que sólo revelo cuando he de ponerlo en venta, jejejeje.

Prefiero las ostras mil veces antes que cualquier tipo de bollería, estoy harta de bollos, quiero cosa más suculentas.

Espero que sigas visitándome por aquí.
Un beso

a p n e i c a dijo...

una vez una señora con rulos entró en el metro, se pintó los labios, se cambió el pijama por ropa de puterío y se puso una peluca que más bien parecía que alguien había cortado el cuero cabelludo de una nancy rubia y comentó carraspeando entre dientes semipodridos... "lo que hay que hacer para ganarse la vida".

pensaba que estas cosas sólo me pasaban a mi. pero si mantienes los ojos abiertos... todavía puedes ver a una chica que perseguía a uno que había salido a correr por el paseo marítimo gritando "que te la chupo, que te la chupo!!!"....

^^

y yo sintiéndome en una peli de woody allen hecha por almodóvar...
jejeje



gracias por estimular nuestra imaginación con tus asomos y tus referencias