martes, 8 de julio de 2008

Aileen Wournos

Aún no he hablado de ella en este espacio porque hablar de ella, sobretodo después de haberme empapado de todo documento (audiovisual o escrito) que he conseguido encontrar sobre su vida, siempre me produce dolor y tristeza.

Hay muchas historias como la suya en el mundo. Una chica que se mete a puta desde los 13 años porque follar es lo único que ha aprendido desde los 4. Seguramente un elevado porcentaje de las mujeres han sido folladas en su infancia (ya sea por padres, hermanos, compañeros de clase). No a todas ellas se les acaba cruzando el cable y convitiéndose en serial killers. Aileen sí. Y no fue en defensa propia ni porque ellos fueran asquerosos fue porque sencillamente deseaba matarlos a todos, que no quedara ni uno solo, ni un solo cabronazo más bajándose los pantalones y soltando sus putos 20 dolares.

A los 13 la dejaron preñada, no se sabe cuál de todos los chicos de su pueblo que se follaba por pasta. Tras parir y dar al niño en adopción, nadie la quería y estuvo viviendo durante dos años en un bosque, sola, muerta de frío. Luego se marchó a Florida, haciendo la carretera, y se casó con un viejo, para sacarle la pasta, pero el viejo se dio cuenta del percal y se divorció de ella.
Conoció a Kyla, la perra que la delató de la manera más vil y repugnante, la perra a la que amaba profundamente.

Creo que si pudiera hacer un viaje en el tiempo, sólo uno, iría a finales de los ochenta, al bar donde conoció a Kyla y me pondría en su lugar. A veces he sentido el profundo deseo de abrazarla, de cubrirla de besos, de comerle el coño hasta la extenuación, de darle amor, de matar por ella, de entregarme a su locura, a su alcoholismo, a ser poseída por sus celos... Dicen que esto es lo que pasa cuando una se enamora. Quizás de algún modo estoy enamorada de su personaje, pero sé que como ella, hay miles de mujeres igual, que no están muertas aún, que podrían caer en mi abrazo.

Una de mis primeras mujeres también hacía la calle, además de traficar con pequeñas cantidades de coca. Tenía una niña de 10 años (yo tenía 16) a la que amaba pero de la que pasaba completamente. Sólo la quería para que llevara los pedidos de farlopa de casa en casa.
Me quedaba a dormir en su casa muchas veces, esperando a que volviera, imaginando que algún cliente la estaba cortando el cuello en ese mismo instante y sintiendo un subidón de placer cuando oía la cerradura de la puerta. Le preparaba un baño caliente con betadine vaginal y le daba un masaje. Luego íbamos a la cama y se me avalanzaba encima. Pocas veces me dejaba follarla, decía que abrirse de piernas ya no era divertido. No era frustrante, la verdad es que Gema me follaba como ninguna y a cambio sólo me pedía abrazos, besos y amor.
La última vez que la vi le faltaban la mitad de los dientes. Esa mujer, mitad Madonna, mitad Sharon Stone que era cuando la conocí, había desaparecido, estaba enganchada al caballo y apenas se acordaba de mí. Seguramente ahora ya estará muerta.

Aileen también lo está, asesinada por el sistema. He llorado alguna vez por ella. Hay mucho material sobre su vida, desde la peli "Monster" (que me resulta sólo un símbolo más del sanguijuelismo hollywoodiense) hasta un par de documentales de los que tengo un concepto un poco más grato. Estoy ahora mismo subiendo uno de ellos a wuapi, una página de pelis online. Esta noche agregaré por aquí el link para que lo veáis.

Ojalá se cumplan sus últimas palabras: I'd just like to say I'm sailing with the rock, and I'll be back like Independence Day, with Jesus June 6. Like the movie, big mother ship and all, I'll be back, I'll be back.

3 comentarios:

k dijo...

diana... tengo tantas ganas como miedo de conocerte... aún estas a tiempo de llegar a la muestra marrana... k.

Lubna Horizontal dijo...

Hola K. Cuando quieras que nos conozcamos, escríbeme un mail a pornoterorismo@gmail.com y allí estaré en el lugar que quieras a la hora que quieras. No hay nada de lo que temer, cuando estoy relajada soy sumisa como ua perra y dócil como un corderito.

La muestra marrana? Fue hace dos semanas aquí en Barcelona, quizás te refieres a lo de Lavapiés?

Un abrazo
Diana

a p n e i c a dijo...

esa mujer recibió, recibió y recibió hasta que ya no podía más y luego enloquecida devolvió todo lo que le habían dado. no se pueden meter explosivos en un cuerpo humano y esperar que no estallen... es absurdo. me pregunto por qué no pasa más a menudo.

siembra putas maltratadas... y tendrás tempestades. ya era hora de que alguien se encargase de parte de los clientes y no de ellas.