lunes, 21 de abril de 2008

La crueldad humana no tiene límite (la estupidez tampoco)



Estaba viendo un retrato de Carlos V (un diálogo de Alfonso de Valdés me ha llevado hasta esa curiosidad) y de él he pasado a un retrato de su padre al que llamaban Felipe el Hermoso. He pensado que ni el padre ni el hijo me resultaban hermosos, ambos tenían esa deformación congénita consistente en que la mandíbula se desplaza hacia delante. Pensé que esta enfermedad se llamaba progeria (aún no consigo recordar cómo se llama) y he puesto "progeria" en la wiki. Pero progeria era otra cosa muy distinta. Es esa enfermedad por la cuál los niños envejecen rápidamente y en 5 años son como abuelitos, aquejados de mil dolores y sufrimientos, no pasan casi nunca de los 13 años.
He puesto "progeria" en youtube y me ha espeluznado contemplar cómo esos padres no se han apiadado de sus desgraciadas criaturas y han prolongado su agonía mediante química. Y de este espeluznamiento he pasado a otro mucho peor que aquí muestro.

Por favor, ¿cabe la más mínima posibilidad de que creencias religiosas o de otro tipo impulsen a alguien a permitir y prolongar el sufrimiento de esa forma? Yo creo que no, que hay que ser muy cruel y muy morbosx para mantener a un bebé en esas condiciones, o eso, o ser estúpidx.

Si algún día soy la madre de una criatura así, no dudaré ni un instante en darle un dulce pasaje de morfina al otro barrio.

Tengo el día asqueado!

2 comentarios:

Plataforma de investigación de género y post-pornografía. dijo...

ahiii nena me vas a matar, encima he cometido el error de seguir pinchando en todas las demás mostruitos de esa pagina...pufff me voy a dar un paseo ya me has revuelto el estomago pa toda la tarde¡¡esto me pasa por curiosa si lo veía venir...

Wildpoet dijo...

Qué fuerte...

De acuerdo con lo que dices, totalmente...